Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España
FAIIE

FAIIE

Homenaje a Leonardo Torres Quevedo

31/07/2016 - Tema: Noticias principales
ImagenNoticia
Diversas entidades de Cantabria, agrupadas en la "Asociación Mil Velas" entre la que se encuentra la Asociación de Ingenieros Industriales de Cantabria, federada en la FAIIE, están celebrando este año 2016 la conmemoración del centenario de la construcción del transbordador llamado "Spanish Aero Car" sobre el río Niágara en Canadá por el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo, nacido en 1852 en Santa Cruz de Iguña , Cantabria, que aún sigue funcionando cerca de las cataratas de ese rio.
  • WP_20160712_19_46_20_Pro.jpg
Diversas  entidades de Cantabria, agrupadas en la "Asociación Mil Velas" entre la que se encuentra la Asociación de Ingenieros Industriales de Cantabria, federada en la FAIIE, están celebrando este año 2016 la conmemoración del centenario de la construcción del transbordador llamado "Spanish Aero Car" sobre el río Niágara en Canadá por el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo, nacido en 1852 en Santa Cruz de Iguña , Cantabria,  que aún sigue funcionando cerca de  las cataratas de ese rio.
 
Por este motivo se celebró en el Instituto de la Ingeniería de España el pasado 12 de julio de 2016 una conferencia impartida por  Lucía Fernández Granados,  Doctora en Patrimonio Histórico y Territorial de la Universidad de Cantabria,  y patrocinada por el propio IIE y la embajada de Canadá en España, bajo el título "El archivo de un investigador: el fondo personal Leonardo Torres Quevedo" y cuyo enlace a su video adjuntamos.
 
El 8 de agosto de 1916 se inauguraba en Niágara (Canadá) el primer teleférico para pasajeros de toda Norteamérica, el Niagara Spanish Aerocar, conocido como el Transbordador del Niágara. Había sido construido por una empresa española, The Niagara Spanish Aerocar Company, constituida en Canadá con capital español, administradores españoles, ingeniero constructor español, material transportado desde España a Canadá en mitad de la Primera Guerra Mundial, explotación comercial inicial española… Y todo ello, siguiendo el proyecto de un ingeniero cántabro, Torres Quevedo (1852 – 1936). En 1930, Maurice d’Ocagne, presidente de la Sociedad Matemática Francesa, lo definió como “el más prodigioso inventor de su tiempo”.

Todos los teleféricos construidos a lo largo del siglo XX, y los que se siguen construyendo en el XXI en España y en el extranjero, se basan en su patente de 1887: un sistema que se autoequilibra de cables soporte y tractores, trabajando a tensión constante determinada por los contrapesos situados en uno de sus extremos.

Entre 1901 y 1906 concibió un sistema de dirigibles autorrígidos con el que estableció los fundamentos para la aerostación dirigida hasta el presente. En 1902 patentó en Francia, España, Reino Unido y EEUU el primer aparato de mando a distancia de la historia, el Telekino, concebido para el control remoto de sus dirigibles y precedente directo de los drones actuales. En 1913 unió náutica y aeronáutica en su patente del buque-campamento, diseños que integraría la Armada española en nuestro primer porta-aeronaves, el Dédalo.

Otras grandes obras son los Ensayos sobre Automática (1914), sus ajedrecistas (1912 y 1922) y su aritmómetro electromecánico (1920), el primer ordenador en sentido actual de la historia.

Fuente: Instituto de la Ingeniería de España

 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información
Acepto   Mas información..