Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España
FAIIE

FAIIE

Carta del presidente de la FAIIE a los medios de comunicación de la Comunidad Valenciana

23/03/2021 - Tema: Noticias principales
ImagenNoticia
Incluimos la carta de nuestro presidente, defendiendo la postura de los ingenieros de esa Comunidad en relación con el proyecto de ley de la función pública valenciana.
Estimadas/os Sras./es.:
 
Desde la Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España, integrante del Instituto de la Ingeniería de España, como Presidente de la misma, no puedo dejar de manifestar mi más absoluto estupor y disconformidad, a la par que dolor y pena, por la deslealtad institucional demostrada por los dirigentes de unos Colegios Profesionales de Ingenieros Técnicos de la Comunitat Valenciana que, conferidos como corporaciones de Derecho Público, han tratado de confundir a la sociedad, Administraciones y representantes políticos con una burda campaña de publicidad, exclusivamente basada en argumentos no acordes con la regulación normativa vigente, al tiempo que ajena a la realidad del marco de los estudios universitarios y de las profesiones reguladas.
 
Deshonesta campaña publicitaria que ha tratado de, erróneamente, hacer creer que, con la última reforma universitaria, un titulado de Grado es ya de por sí “Ingeniero”. Lo que no sólo no es cierto, sino que podría contribuir a materializar un delito -el de intrusismo profesional-, al ser el acceso a la profesión regulada de Ingeniero diferente al esgrimido por algunos, dado que los conocimientos científico técnicos de las titulaciones que habilitan para el ejercicio de las profesiones reguladas de Ingeniero difieren en profundidad, temática y alcance de las de Graduado, habilitantes para el ejercicio de las profesiones de Ingeniero Técnico.
 
No debería resultar necesario recordar que, tal como reiteradamente ha sentenciado los Tribunales de Justicia, existen acuerdos de Consejo de Ministros y Resoluciones de la Secretaria General de Universidades que explicitan que, para ser Ingeniero, se precisa disponer, conforme al actual sistema universitario, de títulos de Grado más Máster Universitarios habilitantes para el ejercicio de alguna de las profesiones reguladas de Ingeniero. Y eso es así, le pese a quien le pese.
 
Soy testigo, y casi actor, de la culminación de la actual campaña, con un más que desafortunado comunicado de prensa del Instituto de Graduados e Ingenieros Técnicos de España – INGITE -, lleno de insultos a terceros, esgrimidos en base a falsos argumentos de supremacía, miedos y falta de confianza en las capacidades. Comunicado que no sólo no resulta oportuno, sino que delata a quien intenta alcanzar, desde fuera de las aulas universitarias, lo que no ha sido capaz de conseguir en ellas: conseguir un título universitario superior que le permita encontrarse habilitado para el ejercicio de alguna de las profesiones reguladas de Ingeniero.
 
Es sabido, y de sobra conocido, que una mentira, por mucho que se reitere, no deja de ser una mentira. Y más, cuando se sabe de buena tinta en el mundo ingenieril que hay quienes, tras obtener una titulación de Ingeniero Técnico Industrial en una
determinada especialidad, aprovechando su posición colegial, y a través de un más que dudoso convenio con una Universidad de fuera de su Comunidad Autónoma, obtuvieron, nada menos que a través de un sorteo de plazas, el acceso a una Universidad Pública -esas que, según la Ley, debieran regirse por los principios de mérito, capacidad y concurrencia-,  obteniendo una convalidación, casi directa, al equivalente nuevo título, conforme al Plan de Bolonia, de Grado habilitante para el ejercicio de la misma profesión, del que ya se encontraban en posesión. Grado que les permitió cursar un Máster universitario, no habilitante para el ejercicio de la profesión de Ingeniero y de temática ajena a la ingeniería. Portfolio de títulos que permitió concluir la senda académica acabando siendo Doctor por una Página 2 de 3 Universidad. Eso sí, y por mucho que le pese a alguno, sin llegar a ser "Doctor Ingeniero", por mucho que así lo haga constar en su Curriculum Vitae.
 
¿Cómo se podría describir un comportamiento de quien argumenta ser, lo que, conscientemente, sabe que no es? Hechos y palabras que no dejan de llamar la atención, precisamente en estos momentos, cuando se ha convertido en noticia política nacional la situación de una Corporación Local -el Ayuntamiento de Murcia-, en la que uno de sus concejales, gracias a la doble baremación de sus títulos de Ingeniero Técnico Industrial y Graduado en Ingeniería, con idénticos efectos profesionales a efectos de profesión regulada, la de Ingeniero Técnico Industrial, ha conseguido escalar puestos en una lista de espera,  resultando así adjudicatario de una plaza en la Administración Pública. 
 
Y con esos precedentes, ¿por qué se pretende hacer causa general, ejerciendo un falso mesianismo, queriendo vender a la opinión pública y a la ciudadanía, el llamarse Ingeniero a quien no dispone de título académico que habilita para ejercer
de tal? Comportamiento que sí me atrevo a calificar de inmoral, no solo por la evidencia de renegar de lo que libremente se eligió ser, sino por hacerlo en nombre de toda una prestigiosa profesión regulada de Ingeniero Técnico Industrial, cuando,
probablemente, podrían estar detrás otros intereses personales. Amplio colectivo profesional del que me consta que su trabajo cotidiano no se sustenta en intentar presentarse como lo que no son, sino, muy al contrario, en el muy profesional quehacer cotidiano en sus ámbitos de especialidad, resultando imprescindibles e insustituibles para el funcionamiento de nuestra industria.
 
Y sí, se califican a sí mismos quienes nos han tildado de “bajeza moral” o de “retrógrados” a quienes nos hemos visto obligados a salir a explicar a la sociedad el erróneo planteamiento de los argumentos esgrimidos por algunos en su desesperado intento por desacreditar a los representantes de los Colegios de Ingenieros de la Comunidad Valenciana. Representantes de los Ingenieros que, honestamente, desde la razón y con conocimiento de causa, se han visto obligados a comparecer socialmente para, esgrimiendo Leyes, Reales Decretos, Resoluciones y Sentencias de Tribunales Superiores de Justicia de distintas  Comunidades y del Tribunal Supremo, exponer la legalidad y regulación vigente.
 
Siendo cierto que, personalmente, nadie es superior a nadie, no es menos cierto que, académicamente, sí existen diferentes niveles. Y que, en virtud de la legalidad vigente, los Ingenieros disponen de la potestad normativa (art. 1 del vigente Decreto 148/1969, de 13 de febrero) de poder complementar dicho término con la palabra "Superior" para así referirse a su titulación. Lo que resulta así, por mucho que le pese y duela a quien, deshonestamente y faltando a la verdad, se permite utilizar los términos de “Ingeniero”, “Ingeniero especialidad Industrial”, “Ingeniero T.” o "Doctor Ingeniero" para así intentar confundirse y ocultar su verdadera realidad: la de encontrarse únicamente habilitado para el ejercicio de alguna de las profesiones de Ingeniero Técnico. Ejercicio profesional que, al alcance de cualquiera, se encuentra poder ser ampliado, sin más que  matricularse en los estudios de un Máster universitario habilitante para el ejercicio de alguna de las profesiones de Ingeniero y demostrar la adquisición de las competencias requeridas; lo que requiere cierto esfuerzo intelectual. Formación que, al menos hasta el momento, aún no es posible obtener por convalidación casi directa, que es el mecanismo al que algunos se han abonado y que pretenden vender como logro de un erróneamente mal entendido progreso.
Así que a quienes se niegan a demostrar en la universidad la adquisición de dichas competencias, no les queda otra que emprender desleales campañas publicitarias, basadas en argumentos contrarios a los actuales marcos regulatorios, profesional y universitario, así como a las resoluciones de los Tribunales de Justicia. Unos pocos que solo buscan hacer ruido y desinformar, en detrimento de las titulaciones que sí dan acceso a las profesiones reguladas de Ingeniero, y que, conforme a lo establecido en el art 76 del Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, para el acceso a las plazas de los Cuerpos de Ingeniero encuadradas en el subgrupo A1, hace preceptiva la exigencia del título universitario de Grado más Máster habilitante para alguna de las profesiones reguladas de Ingeniero en todas las Administraciones Públicas del Estado. Cuerpos y escalas de Ingenieros que han trabajado, y seguirán trabajando, leal y honestamente, por el progreso de nuestra sociedad.
 
No me queda otra que felicitar y agradecer el trabajo honesto y leal para con la sociedad, Administraciones y representantes políticos de los dirigentes de los Colegios de Ingenieros de la Comunitat Valenciana, que han dado la cara frente a una burda campaña publicitaria de desinformación, orquestada por quien, careciendo de principios éticos y escrúpulos, ha pretendido, una vez más, exhibirse como un líder; pero de la confusión.
 
Puesto que lo que no son cuentas, son cuentos, quiero terminar lanzando un mensaje a los estudiantes de Grado en Ingeniería, trasladándoles que no se dejen embaucar por cantos de sirenas, informándoles que si el día de mañana aspiran a un ejercicio profesional como Ingenieros, no circunscrito por tanto al ámbito de la especialidad concreta cursada de Ingeniería Técnica, la legislación vigente les obliga a encontrarse en posesión, junto a su título de Grado, de uno de Máster Universitario habilitante para el ejercicio de alguna de las profesiones reguladas de Ingeniero.
 
En Bilbao, a 22 de marzo del 2021
 
Luciano María AzpiazuCanivell
Presidente
Federación de Asociaciones de Ingenieros Industriales de España
A./A.- Directoras/es de los medios de comunicación de la Comunitat Valenciana
Redactoras/es de los medios de comunicación de la Comunitat Valenciana

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información
Acepto   Mas información..